Papas crías

Foto: Miguel Cejas

­Cuando Iván Bellido me pidió un artículo científico, no sabía sobre qué escribir, y no es por falta de temas, ¡todo lo contrario!, simplemente quería encontrar algo que consiga captar el interés de ustedes. Iván me propuso hablar de plantas, debido a un trabajo que realicé sobre las plantas del Parque Nacional de Timanfaya, concretamente una guía de la flora que allí podemos encontrar.

Lanzarote, que tiene la mayor parte del año ese aspecto árido y casi desértico, nos sorprende entre invierno y primavera. A pesar de las lluvias tan escasas que riegan los campos de la isla, ésta es capaz de cubrirse de verde y posteriormente llenarse de color debido a la floración de las especies que se desarrollan aquí.

El número de especies citadas para Lanzarote es de 701* … sí… eso quiere decir que existen 701 tipos diferentes de plantas. Es un número bastante alto teniendo en cuenta que las condiciones climáticas y la escasa altitud de la isla no ofrece la formación de muchos pisos de vegetación. Estos niveles se forman atendiendo a los factores climáticos que afectan al desarrollo de los seres vivos.

En Lanzarote podemos encontrar 3 de estos pisos:

  • El primer nivel, es el halófilo-costero, cuyas características son altas temperaturas, fuerte insolación y gran salinidad debido a su proximidad al mar; así que las plantas que se desarrollen en él tienen que soportar bien estas condiciones. Especies como la uva de mar, la lechuga de mar, los llamados de forma genérica matos y otras plantas… son típicas de esta zona.
  • El segundo nivel donde predominan altas temperaturas, pocas precipitaciones y mucha insolación, la especie predominante es la tabaiba (es por ello que se conoce con el nombre de tabaibal), sobre todo la conocida como dulce; pero también predominan verodes, bejeques y otros…
  • El último piso vegetal y más superior está caracterizado por temperaturas más suaves y mayores recursos hídricos. En Lanzarote la especie que predomina es la palmera canaria.

El tipo de sustrato también es fundamental para el desarrollo y crecimiento de las plantas, no es lo mismo un suelo volcánico como el rofe, que las arenas de color dorado que podemos encontrar en una playa como la de Famara y que tienen un origen orgánico.

No voy a desarrollar aquí el listado de especies que dan color a la isla, ni especies que de forma más discreta florecen siguiendo el ciclo habitual de la vida. Pero imagino que si han salido al campo últimamente habrán visto gente caminando lentamente en llanos, con la mirada fija  en el suelo, como buscando un objeto que han perdido… tal vez hasta ustedes lo hayan hecho. Para los que no lo saben, esa gente está buscando “papas crías” o “nacidas”.

Realmente no son papas, ¡¡son trufas del desierto!! Y no son otra cosa que hongos que se desarrollan bajo tierra. Se estarán preguntando por qué después de hablar de plantas les cuento esto de la trufa, bueno, pues porque se desarrolla asociada a una planta que se llama “rama cría” y que no es otra especie que el Helianthemum canariense, una pequeña planta con flores amarillas que crece en todas las islas del archipiélago canario. En Lanzarote crecen al menos dos especies diferentes.

Helianthemum Canariense… la rama cría. Foto: Manolo Gil , flora de Canarias www.floradecanarias.com

 

Estos hongos se desarrollan después de que haya llovido y  que las condiciones de temperatura favorecen su crecimiento. Llegan a crecer hasta el punto de agrietar la tierra y eso es lo que tan atentamente buscan las personas que van a recolectarlas, la grieta que forma la trufa a medida que ha crecido.

De aspecto son más o menos esféricas, en el momento de recolección tienen color marrón oscuro en su exterior. Pero al cortarlas podemos ver que su interior es entre rosa pálido y asalmonado. Hay diferencias entre las  dos especies citadas para la isla… pero a grandes rasgos esas son sus características. A lo mejor se están preguntando si son comestibles… Pero claro!!! por eso vemos a tanta gente en su busca.. y no están nada mal.

Para los que aman los nombres científicos o tienen más curiosidad por estos hongos, decirles que las que crecen aquí pertenecen al género Terfezia y que con el nombre de terfez o terfas se las conoce en algunos países árabes. Las dos que podemos encontrar son Terfezia canariensis y Terfezia boudieri.

Terfezia Boudieri. Foto: Antonio Rodríguez, www.trufamania.com

Si se animan a ir en su busca, sólo un consejo, traten con cariño a las plantas a las cuales se asocia, no hay que arrancarlas ni dañarlas; ellas son las que garantizan que podamos seguir comiendo trufas del desierto o papas crías.

Terfezia Canariensis . Foto: Antonio Rodríguez, www.trufamania.com

Quiero agradecer a Antonio Rodríguez de la página trufamania.com las fotografías que acompañan este modesto artículo y por supuesto por la maravillosa información que encontramos en la misma.

También agradezco a mi amigo Miguel Cejas la foto del grupo grande de papas crías.